Discurso de cierre de Elisa Carrió en el Encuentro Nacional de Mujeres por la Verdad organizado por el ARI

Que suerte que hoy estamos tantos y también hay tantos ahora a la tarde y tenemos el único feminista del ARI. Yo quiero que se levante Lambruskini que está desde la mañana porque además es un filosofo del feminismo.

No hubiéramos elegido entre todas mejor día para esto, sobre todo por lo que decíamos esta mañana me parece que estos son los instantes en que la humanidad juega demasiadas cosas al mismo tiempo y son también aquellos instantes de la humanidad cuando la sola racionalidad instrumental puede llevar a la peor decisión de la historia. Miren Bagdad y miren lo cae sobre Bagdad.

Esa imagen me hacía acordar muchísimo al Guernica de Picasso. El Guernica de Picasso es casi el otro, el cuadro, el arte, que expresa y que podría ser la foto de hoy de todos los diarios en Bagdad.

Uno de los libros de historia del arte, que nadie crea que los voy a recordar con precisión, pero recuerdo a uno de los libros sobre el tema de la posmodernidad y modernidad y el comentario del Guernica de Picasso era muy impresionante, Picasso lo que decía era una cosa muy fuerte: “El Guernica es el cuadro por excelencia de este siglo, que advierte a la ciencia de que modo puesta al servicio del poder pone en juego la humanidad.”

El siglo XX fue el desarrollo de esa racionalidad instrumental en virtud de la cual las mujeres éramos la emocionalidad y los valores y no podíamos responder a esa racionalidad instrumental, fálica, finalmente termina así.

Este es el poder construido desde el cientificismo más absurdo pero es un poder que viene en revuelta contra la propia modernidad y que viene en revuelta contra la propia historia de Occidente y es hora de repensar entonces el mundo no sólo en términos de lo que hay que hacer o no hay que hacer frente a esta guerra sino justamente de repensar el mundo en términos de las racionalidades imperantes que condujeron quizás al avance del imperio unilateral pero también a su fin. Porque Bagdad muestra que el gran derrotado es Bush. Cuando un imperio debe hacerse tan brutal como violento y debe romper un orden internacional y romper Europa – se acuerdan cuando hace unos meses yo hablaba de el tiro puesto al corazón de Europa- es que en realidad también empiezan a contarse los minutos en términos históricos, quizás de años, pero en términos históricos los minutos finales de algo que se llevó puesta dos civilizaciones: la musulmana y la occidental .

Miren de lo que estamos hablando. Pero también estamos hablando de esa racionalidad instrumental que perdió como decía Habermas, la racionalidad moral, la racionalidad comunicativa, que es en realidad lo único que hoy puede salvar a la humanidad, y en esto por eso la mirada de género. La mirada desde esa otra racionalidad ocultada, ocluida, invisibilizada, es la única que puede dar cuenta en el futuro de la construcción de una humanidad dónde, vuelvo a repetir lo que dije hoy, creo que tenemos que empezar a ver el mundo no como parte de un rompecabezas sino finalmente como el cuadro y el proceso histórico ya de un rompecabezas armado que nos obliga a una decisión.

Para que se entienda: cuando uno ve lo que ha sucedido en el mundo desde el año 2000, se darán cuenta que eran como pequeñas piezas dislocadas que nos tocaban cada tres o cuatro meses en el mundo.

Pero cuando uno ve la secuencia desde ahora para atrás, es decir, desde este final o desde este comienzo para atrás, se va a dar cuenta que la secuencia es una secuencia de una lógica brutal. Es decir, que todo lo que iba sucediendo desde el 2000 iba anticipando esto y mucho más. En julio del 2000 empiezan a crearse las condiciones desde el propio EEUU, para lo que iba a ser finalmente el conflicto Palestina – Israel y todos lloramos ese tiempo a Jerusalén.

El comienzo de la Intifada fue en octubre y se acuerdan que pasaban meses y vivíamos mucho tiempo, aquella Semana Santa impresionante, la foto de ese Viernes Santo de este año, pero que sería del año anterior, era la foto de Arafat. También por aquella crisis Palestino – Israelí que se agravaba.

Y si ustedes ven de que manera en el propio EEUU y en el propio año 2000 asume un presidente sin legitimidad, cuestionado por fraude electoral, y como se van a dar cuenta que seis meses después se produce el primer acontecimiento violento masivo de carácter semiótico de este siglo que es la caída de las torres, que fue el mayor daño simbólico de la invulnerabilidad de un imperio con el menor daño físico digamos y a partir de ahí la secuencia de la construcción de un autor acerca del cual todavía no hay pruebas pero que es en realidad un blanco móvil.

Es un hombre formado por Bush pero que circula como blanco móvil allí donde los intereses estratégicos de la derecha republicana y de Bush lo hacen llegar y es obvio que a este blanco no lo pueden encontrar y si lo encuentran tendrán que construir otro más grande todavía, porque el blanco móvil del otro que guarda en la primera mitad del siglo era el judío dentro del cual se encubría el opositor, el pobre, el extranjero, el judío y ahora detrás del terrorista se encubre todo lo que sea incompatible con el interés estratégico de los EEUU.

Este blanco móvil estuvo en Afganistán, nadie lo encontró, pero encontraron el gas y mataron a un pueblo. Y ahora van por Irak y esto, en realidad, es una sucesión de una lógica de imperio y violencia que no se puede parar sino se des-legitima.

No hay nada que uno pueda ver cuando une las secuencias que pueda habilitar a decir que estos son meros accidentes de la historia. En todo caso, todo nos habla de una ruptura del viejo orden internacional para cambiarlo por un imperialismo unilateral, violento, fanático y mesiánico. Y por eso se hace en nombre de Isaías.

Paralelamente nosotros vivíamos en lo interno de nuestro país un proceso de Big Bang. Es decir, fíjense como en el mismo 2001, nosotros íbamos 1 a 1 en el 2000, esto preanunciaba ese Big Bang que fue el 18 y el 19 de diciembre. Un proceso de ruptura de caída del viejo orden, sin que se instaure todavía un nuevo orden legítimo, justamente porque lo viejo trata de volver permanentemente.

No se puede ser neutral, cuando está en juego la humanidad no se puede ser neutral. Y esto hay que comprenderlo y militarlo más allá de las elecciones de abril.

No es este un acto de campaña. Hay que poder comprender que el acontecimiento se produjo – del que yo vengo hablando casi como una loca desde junio o julio del año pasado-, ahora van a entender lo que era el discurso de la paz en la plataforma del ARI.

Como desafío primordial es construir la paz en lo interno y en lo externo, ahora se entiende, claramente, sobre todo para aquellos que me decían que la paz era light, que me pregunte alguien hoy, si hay algo más fuerte en términos de humanidad hoy, que la palabra PAZ. Y si podíamos usar nosotros aquellas palabras que todavía usan algunos acerca de la violencia, cuando yo les decía: la única forma de ser antiimperialista en el siglo XXI es ser militantes de la paz y de la no violencia, como decía Gandhi: “No hay caminos a la paz, la paz es el camino “.

Ahora esto está fuertemente, por eso digo no es posible, nunca hubo tanta verdad, nunca hubo tanta verdad, miren en la Argentina: ¿alguien puede decir que no hay verdad?. Podrán tapar, pero hasta las operaciones del poder son brutalmente manifiestas, hasta los mentirosos son hiperkinéticos en la mentira y hasta los ladrones expresan fabulosamente en sus caras lo que se robaron.

Es como aquella obra de Dorian Grey: nada puede ser simulado ni oculto, ni en nuestro país, ni en el mundo, no puede simular el imperio, sólo hay fuego, violencia y muerte. No se puede simular nada. Ahora cuando hay tanta verdad.

Cuando alguien usa el poder que tiene sin saber que el ejercicio ilimitado del poder se le viene encima. También hoy hay el mayor grado de libertad y responsabilidad en cada ser humano. Digo de la libertad que es responsable de sus propios actos, de la libertad que tiene que ser ejercida frente a los otros, frente a la conciencia y ante Dios para decir: “tu acto”, y el ejercicio de ese acto te hace absolutamente responsable a vos, de vos y del destino de la humanidad.

Esto que es lo que cada uno de nosotros y cada uno de los muchos habitantes del mundo van a tener que decidir, no es algo que se pueda resolver en el marketing político, bastardo, imbécil. No es algo que se pueda resolver en el debate televisivo de propuestas, que mediatizadas por la falta de testimonio, dicen lo mismo por que al final las máscaras pueden decir esto y muchas cosas, es algo que se decide en el interior de la conciencia de cada uno de nosotros , de cada uno de los otros y de todos con absoluta responsabilidad.

No importa en todo caso quién gana el 27 de abril, lo que importa es si estamos para ser militantes de una paz que comprendo en profundidad. Esa decisión profunda, interior salva o mata a la humanidad.

Entonces no es cuestión de decir yo no vi, yo no estuve, yo no supe o yo me enamoré de Clemente. Se dan cuenta que es muy fuerte.

Insisto con lo que dije hace más de un año y medio acerca de cómo geopolíticamente América del Sur es el continente de la gran oportunidad. Es necesario construir el continente de una nueva democracia y prosperidad que habilite a ser principio salvador de civilización en un mundo oscuro y violento.

Esto dependerá de cómo se articule una integración muy fuerte con Brasil y a partir de ahí con los países que hagan una estrategia democratizadora profunda basada en los recursos naturales de América del Sur, en una fuerte estrategia agro-industrial.

Somos el continente de la preservación del agua, la tierra, el oxígeno, que va a recibir a muchos españoles que en realidad sus empresas saquearon la Nación en la década del 90. Ahora lo paradójico es que nosotros reaccionamos a la violencia que cae sobre Bagdad y lo que a mi me gustaría dejar como reflexión es que lo que hicieron con el petróleo de Bagdad lo hicieron en la Argentina en democracia, con Menem presidente, con un Congreso apoyando y con la gente votando.

Debemos tener en cuenta que los 3 países que lanzaron la guerra contra Irak no son otros que los que colonizaron y saquearon gran parte de este continente y de otros, y que además son los tres países con intereses petroleros en la Patagonia Argentina.

Digo esto para que se vea la dificultad que enfrentamos si a alguno de ellos se les ocurre que Bin Laden un día esté en San Martín de los Andes.

En consecuencia no es cosa menor la paz, y es importante que hoy hayamos estado tantas mujeres ya que es el momento en que la humanidad, mujeres y hombres, hombres y mujeres van a tener que hacer un examen muy profundo de la cultura que llevó a este holocausto, que no tuvo que ver con la mirada femenina del mundo.

Hoy alguien dijo bien, si las mujeres no cooptadas por la cultura machista hubieran tenido que decidir esta guerra no se hacía. Obvio que si Margaret Tacher, por eso hablo de cultura y no de sexos, estoy hablando de una cultura impregnada por una mirada distinta.

Aquí también adquiere una significación enorme la revolución de las pequeñas cosas como las grandes cosas que signan los destinos de la humanidad, porque para las pequeñas cosas dejaron siempre a las mujeres sin darse cuenta que esas pequeñas cosas implicaban aquella sabiduría que era la única que podía salvarnos de la necedad. Por eso la cultura cientificista y positivista del 2000 es necedad, porque el necio es el que cree que su propio conocimiento es superior a todo otro modo de conocimiento y es excluyente de ese otro modo de conocimiento y usa un solo relato como excluyente para discriminar al resto. Por ejemplo el relato de la mujer, de la comunicabilidad, del acceso a otros tipos de conocimiento, como el místico.

Todo esto no servia, solo valía lo que podía ser probado por el consenso científico de la transmisibilidad, todo lo demás no existió y hoy se lleva puesta la civilización que en realidad nació en términos de derechos humanos, de igualdad y terminó en términos de paternidad.

Yo creo que nadie más que Martín Heidegger -que era un existencialista- puso tan claro las paradojas de un humanismo que terminó en deshumanización que es lo que estamos viendo ahora.

Y acá estamos, teniendo que reconstruir el saber, o por lo menos el parámetro moral del saber con el cual puede ser medido. Teniendo que recuperar aquella sabiduría que dice que uno se salva o no por la relación con el otro, en realidad lo único que nos salva como seres humanos es lo que nos comunica con el otro. Por eso cada muerte de hoy de un Iraqui, pero de un americano también, mandado por la locura de Bush, tiene que ser el dolor de una humanidad por tanta sangre que hay que pagar por la locura de algunos. Y me parece que en esto nosotros tenemos una historia tan rica, que en esta larga historia de dolor de nuestro país que lleva más de treinta años, que no empieza en el dos mil .

Los ejemplos de una forma diferente de construir lo dieron las mujeres y ustedes hoy pudieron escucharlas y muchas de ellas incluso son compañeras de lucha y están en las bancas y pudieron sobrevivir de la cámara de diputados; pero son aquellos testimonios de personas que empezaron a buscar la verdad, que perseveraron en la búsqueda de la verdad que no se cansaron frente a la adversidad que no se convirtieron en víctimas de lo que les sucedía sino en ciudadanas buscando la verdad y la justicia, que tuvieron misericordia hacia los otros, que no pasaron la tentación de hacerle el juego a lo peor de la represión.

Acá hay muchas madres de los hijos que murieron en los sucesos del 18 y 19 de diciembre. Algunas de ellas ya obtuvieron justicia, frente a la verdad tan brutal de lo que pasó en Floresta, pero la metodología de esas madres, de esas abuelas, de los comedores. Las que sufren la peor violencia, la del no valés, no servís, no existís. Que somos muchas más de las declaradas, sin embargo hicieron una metodología política que tenía que ver con el eje en la verdad pero como perseverancia.

No hay verdad, no hay justicia y en consecuencia no hay paz. Si las luchas son espasmódicas, la lucha por la paz es para perseverantes, no es para gestuales y el que se canse, se tiene que ir. Pero la lucha por la verdad y la justicia no es no caerse, como hoy decía Marta Pelloni, sino está en la posibilidad de levantarse todos los días y entender que la utopía no la tiene el que mejor discurso hace, sino el tenga mayor capacidad de renunciamiento y entrega. Entrega hasta que duela. Y que eso a veces supone renunciar uno mismo a muchas cosas, incluso a muchas situaciones de injusticia, pero saber que el ombligo del mundo no soy yo y menos mi cargo.

Porque en honor a esta historia y a esa memoria, lo que las mujeres tenemos que poner no es renunciamiento, pero si es vocación de entrega. Y sí, hay que ser muy rígidos para que la vocación de entrega esté en todos, es fácil hablar de los discursos de renuncia, pero es difícil renunciar.

Hoy hemos tenido mujeres en todos los paneles, y ustedes mismas que han renunciado a mucho más, porque quizás como nunca la Argentina tenga la prueba de Abraham, mil veces repetidas que es la entrega de un hijo, miren la prueba de renuncia repetida en miles de caras de hombres y mujeres. Entonces, esto es lo que nos tiene que quedar como un corazón, digo a veces la mente, el alma, que en realidad es lo único que existe, cuando ya no queda nada y viene la celulitis, el alma muchas veces es trabada por la mente por que hay un lenguaje del alma que es también a su vez la conciencia que nos dice claramente las cosas y después la mete las acomoda de otra manera en función de los intereses pragmáticos y de las miserias personales, pero hay una voz siempre en la conciencia y en el alma que nos dice lo que tenemos que hacer.

Entonces me parece que es este corazón de militancia, la que deberíamos recuperar en momentos donde muchos se pelean por la nada, me parece que es este corazón de militancia que deberíamos recuperar para saber que estamos acá para entregarnos a un país y no para que un país se entregue a nuestra propia vocación de poder.

Y esto lo podemos entender muy bien las mujeres, porque hemos renunciado muchas veces, porque nos hemos callado muchas veces, es más nos hemos callado por siglos. Y entonces debería haber un grito pero no un grito de plaza, un grito del alma que diga todavía estamos a tiempo de ser lo que queremos ser y no de convertirnos de los lugares que salimos para no ser lo que éramos. Ese grito es el que pide hoy una humanidad sangrante, ese grito que yo le pongo cara de mujer y le pongo cara de mujer porque la mujer ahogó muchos gritos en la historia y no porque los hombres no hayan tenido los dolores sino porque en todo caso hubo toda una historia de muchos siglos de silencio mudo del otro y del otro que históricamente era la mujer.

Felizmente hoy el otro somos todos hombres y mujeres. Hoy el indígena era la negación del otro en Moctezuma hoy todos somos indígenas, hoy todos somos mujeres, hoy todos somos el otro, por eso hoy decía bien Martha Maffei: es Bush contra la humanidad, Bush y lo que el sistema de poder económico mundial signifique.

Me parece que estas reflexiones son necesarias en estos momentos, a veces uno no puede caminar, yo les confieso a veces uno no puede caminar porque muchos han perdido los parámetros por los cuales se camina porque uno transita el espacio de la comunicación y a muchos no les interesa que las sociedades sepan, les interesa operar y manipular a las sociedades, a otros no les interesa curar sino que les interesa el negocio que significa enfermar a la gente para que se cure; porque a otros no le interesa el derecho y la justicia. Yo he dado clases acá he dado muchas conferencias no en la política sino como docente universitaria he estado en tantos paneles en este mismo lugar y he visto a muchos hombres hablando de derecho y de justicia que después han justificado cualquier cosa en la vida política y fuera de la vida política y estaban acá.

Entonces cual es el sentido si hasta cuando vino el proceso de la reforma educativa y la capacitación docente nadie quería capacitar a docentes sino que veían el negocio y el curro de la capacitación a los docentes. Y también en la política hemos visto muchos con hermosos discursos atados a sus bancas por la eternidad.

Por eso como dije el otro día en la derrota o en la victoria. Yo me comprometo acá: si es la derrota yo vuelvo al llano; para que todos entiendan, y para que muchos entiendan que estamos para arriesgar y no para asegurar. Y creo que, que sino lo entendemos desde le alma que es desde el único lugar que estas cosas pueden tener el discernimiento más profundo, y es desde ese lugar no es desde otro.

Por eso nosotros podemos aportar mucho y podemos aportar mucho al país y podemos aportar mucho al ARI. Y yo les pido que lo aporten y yo les ruego que lo aporten. Yo pido a Dios que cambie los corazones de muchos para entender que no hay peleas en vano que no es posible que haya muchos de ustedes y nosotros que a veces no nos podamos dormir porque no tenemos ya ni un hijo al lado mientras otros pelean como locos una banca o una concejalía y que además, es muy fácil hacer prensa a costa de una candidata a presidente.

Los que dicen que saben robar y que pueden gobernar también dicen: porque es mujer no puede gobernar. Pero que muchos de nosotros quieren hacerle pagar el costo de todo que es hacerle pagar el costo de su propia inmadurez. Entonces señores y señoras desde el alma y a un mes de las elecciones les pido que no traicionemos la voluntad popular que nos pide renunciamiento, que nos pide a entrega. De qué vale, de qué vale ganar una elección si todo el mundo sólo pelea por los primeros lugares.

Y el discurso es para todos, porque muchos aplauden pensando que yo estoy hablando a los otros y yo les estoy hablando a todos. Hay que saber, hay que saber que sólo puede tener autoridad aquel que da testimonio de vida con la obra de su vida con su cuerpo, con su renunciamiento y con su entrega y que las autoridades no se delegan se construyen en el llano y con tu vida no con la vida del otro; y que no somos partido de fiscales de veto de todos sino que somos un partido para construir los liderazgos que hasta ahora yo no veo que ustedes logren construir. Y que para construir un país es necesario muchos testimonios de entrega de renunciamiento, de afectos.

Yo se que algunos se sienten mal, como no lo voy a saber si la que peor me siento soy yo. Yo se que algunos la adversidad puede ser la debilidad de algunos momentos y les sea muy difícil, pero no hay que ser víctima estamos para esto. Si yo caminara llorando el país por lo que me hicieron, si yo me pusiera a llorar con cada uno de ustedes por los que se sirvieron para ocupar bancas y después me dejaron, si yo estaría llorando, si andaría llorando todo el día por lo que me dice un ex presidente de un partido al que yo ame, no somos víctimas, no tiene que haber llanto y lo hay que no se note, los dolores para caminar en la adversidad se llevan adentro y se llevan con dignidad, sabiendo que nunca cuando construimos el ARI dijimos que íbamos a construir una cosa maravillosa en un año sino que dijimos que íbamos a caminar el desierto.

Fue fácil en algunos momentos nuestra construcción, fue fácil porque todo el mundo reconocía en esa especie de encanto exitista de nuestra república que aman a Cavallo y me aman a mí. Después vinieron muchos ejercicios de que no se podía caminar, de que no se podía abrir, y después parece que nos daban aire de nuevo para seguir caminando en el desierto, ahora va a haber aire van a ver que va a haber aire pero esto es lo que decidimos ser, no decidimos ser otra cosa y me parece que muchos no entendieron me parece que muchos creyeron que esto era gestual y no testimonial. Me parece que muchos no entendieron que este era el camino y que no había atajos, no hay atajos convénzanse no hay financiamiento de grandes empresarios a esta campaña. No hay atajo, hay camino y esto es algo que las mujeres les podemos aportar con una riqueza infinita a nuestro movimiento

Yo se absolutamente desde hace mucho tiempo que yo soy una heroína o soy la peor de todas y que no hay en el medio de las dos cosas entre lo inservible y la gloria ningún camino de misericordia, por parte de algunos que incluso hoy me acompañan. Lo se con una fuerza y con una claridad, pero tenemos el deber de transitar un camino diferente para un país que puede caer en manos de lo peor que ha dado este país en mucho tiempo, y que tenemos que construir de ahí y que seguramente en la victoria vendrán todos y algunos dirán “en realidad fue un accidente”, y los vamos a recibir a todos y se que en la derrota vamos a ser muy pocos.

Estas son las condiciones de la lucha, están absolutamente aceptadas son las reglas de juego que decidimos jugar pero tenemos que aportarle en cada lugar, en cada rincón un esfuerzo militante enorme contra la comunicación y lo aparatos. No miremos lo que perdimos ayer, lo que pudimos perder mañana, miremos sólo ésta militancia contra todo que va a ser estos últimos treinta días como consecuencia de las propias reglas que nosotros les fijamos al régimen, que es ese camino de no traicionar nuestras más profundas convicciones.

Hay que tener coraje para esto, no es de llorones hay que sacar la fuerza de la propia debilidad de un caminar, cuando el que camina al lado camina con dinero con recursos con medios con operaciones con encuestas con dineros públicos, ayer mismo el gobierno nacional ha iniciado la última fase de una campaña para decir que no estamos en el ballotage y que en el ballotage están Menem y Kirchner, un candidato que uno recorre el norte del país y nadie sabe ni como se llama: Kirchner.

Y van insistir en los próximos días a decir que hay dos bloques el del ballotage Menen-Kirchner, después Carrió-Rodríguez Saa y, además, recién después López Murphy, pero que además me puede ganar. Es mentira, me entienden, es el último operativo del poder y hay que resistirlo ustedes están en la calle, ustedes saben que esto no es así, pero hay que estar preparado para esto y esa preparación es emocional.

Nos hubiera bastado con firmar algunas leyes, nos hubiera bastado con ser razonables frente al establishment, nos hubiera bastado con reunirnos y yo mostrar ese discurso académico, racional, Cartesiano impecable que suelo tener para engañar a algunos. Y que en eso en realidad no me hubiera ganado ninguno, para saber que teníamos el poder en la Argentina y hubiera sido yo la candidata escondida del establishment para engañar a un pueblo como fue Fernando de la Rúa.

El género mujeres nos compromete y la mirada de un mundo distinto compromete a las mujeres y a los hombres. Nos compromete hasta las vísceras, nos compromete absolutamente, no me compromete una hora, dos días, tres días, nos compromete el alma y nosotras si sabemos muchas veces lo que es comprometer el alma.

En nombre de estas mujeres que estuvieron hoy acá, en nombre de las muchas mujeres desaparecidas y que pasaron prisión, en nombre de las mujeres que perdieron hijos en Malvinas, pobres del norte, en nombre de las mujeres que desaparecieron socialmente junto con sus maridos y sus hijos en los 90. En nombre de las mujeres que perdieron a sus hijos en accidentes de tránsito de un país sin ley, de mujeres que perdieron sus hijos por la injusticia cuando salieron a defender y a reclamar justicia en estos sucesos que nos tocaron en los dos últimos años. En nombre de los muchos muertos, de los muchos desaparecidos, de las muchas mujeres que lucharon, nosotros no tenemos más alternativa que caminar con alegría con fe y con esperanza, porque no nos pasó ni la décima parte de los que les pasó a ellas.

Eso es transitar los caminos de la Paz. Los caminos de la paz no son los caminos de la resignación ni del silencio, los caminos de la paz son los caminos del alma que construye la paz con inteligencia, con discernimiento con capacidad y yo voy a decir algo ahora y lo voy a decir ahora y para siempre y lo voy a seguir repitiendo. A todos los que nosotros conformamos con una enorme heterogeneidad y pluralidad de pensamiento porque somos un partido heterogéneo, porque somos un partido de agnósticos, creyentes, donde hay evangélicos, donde hay judíos, donde hay católicos, donde hay budistas y uno los ve, y hay ateos.

En nombre de eso yo también les voy a pedir un permiso , y si no me lo dan igual lo voy a usar en nombre de este pluralismo yo voy a hacer una confesión, yo les agradezco profundamente a todos ustedes todo lo que hemos construido que ha sido mucho, que ha sido importante, que no lo tenemos que rifar. Nunca en la historia Argentina se construyó un partido en un año y tres meses disputando la presidencia de la república.

Nunca. Nunca se construyo en cada lugar, en cada pueblito, esto que con enorme dificultad y miseria fuimos construyendo. Pero yo les voy a decir a todos ustedes, con la ayuda de todos. Yo no hubiera podido transitar lo que transité si no hubiera sido por la absoluta e ilimitada confianza en Dios que yo tengo.

Muchas gracias. Hasta La victoria.